Las técnicas de estudio que te ayudarán a aprobar

Estudiar y asentar las materias estudiadas es mucho más fácil de lo que pueda parecer. Es cierto que en ocasiones hay que enfrentarse a la sensación de pereza y que el tiempo ajustado se interpone en el camino del estudiante, sin embargo, utilizando las técnicas de estudio adecuadas, el objetivo se vuelve realmente asequible para todos.

Las mejores técnicas de estudio

Combina el trabajo con el descanso. De nada sirve saturar la mente con muchos datos durante largos periodos que duran horas. Lo mejor es enfrentarse a la tarea con la mente fresca y lo más descansada posible, por lo que se recomienda no renunciar a las 8 horas de sueño recomendado y seguir unos horarios estables. No te olvides de organizar el tiempo de estudio de forma que disfrutes de cortos periodos de descanso entre hora y hora. En este sentido, también es muy positivo combinar el estudio de distintas materias en una misma jornada.

No renuncies nunca a los ejercicios prácticos. En ocasiones caemos en el error de, por pereza, evitar hacer ejercicios o resolver cuestionarios porque nos resulta más cómodo leer una y otra vez el temario. En realidad, este es un trabajo más tedioso y que aumenta el riesgo de desconcentración reduciendo la efectividad del estudio.

Cuando estamos ante materias estrictamente teóricas también podemos hacer práctico nuestro estudio. En estos casos, no te limites a subrayar y resumir. Utiliza esos resúmenes como un guion para explicar a otra persona o a ti mismo en voz alta el contenido completo. Se trata de un método que te enfrentará a dudas nuevas que deberás resolver acudiendo a los apuntes o al libro asentando cada vez más la información.

Asume retos y no te conformes. Si ya controlas los ejercicios de clase y te sientes cómodo en ese nivel, no te conformes con eso pensando que será suficiente para aprobar. Da un salto a un nivel superior con ejercicios o cuestionarios más complejos y asegúrate no solo el aprobado, sino una nota de la que estar orgulloso. Al enfrentarte a retos mayores estás asentando de una forma irreversible los contenidos más sencillos, de modo que este conocimiento se convierte en algo que forma parte de ti y no solo en una información memorizada que olvidarás al salir del examen. Si no sabes cómo tener acceso a ejercicios de un nivel superior, puedes pedirlos en clase o solicitarlos a tu profesor particular que podrás encontrar en el portal de clases particulares de Superprof.

Combinar asignaturas es bueno. El descanso es muy importante. Si machacas una asignatura durante horas sin parar, estás cometiendo un error. Los expertos recomiendan separar las horas de estudio de la misma materia para que el estudio sea más eficaz. No se recomienda centrarse solo en una materia. De esta forma, si tienes algún problema con alguna asignatura, al dejarla para empezar con otra podrás encontrar la solución a los problemas que te hayan surgido en el estudio.

Ten confianza en tus capacidades

Enfrentar el estudio con miedo a los exámenes y con inseguridades es un camino seguro al fracaso. Piensa que si te preparas bien no tendrás problema para superar las pruebas que te pongan, y que si la suerte no está de tu parte ese día podrás repetir el examen en otro momento.

Cree siempre en tu vocación y pon pasión en lo que estás estudiando, esta será la clave para alcanzar el éxito y conseguir mejores resultados. Si piensas que no puedes prepararte tu solo, confía en profesionales que te puedan ayudar. Hay portales que trabajan para preparar contigo todo el contenido. Si no confías en ti, con esta ayuda será todo mucho más fácil e irás menos agobiado. Un profesor particular conseguirá hacer productivas tus horas de estudio y así, a no perder el tiempo. Además, las clases son personalizadas, con lo cual serán perfectas para ti y podrás estudiar a tu medida o resolver cualquier duda que tengas. No tendrás que ir al ritmo de una clase de veinte personas en la que el profesor siga una dinámica que no es para ti, cada alumno tiene unas necesidades a la hora de estudiar.

Los profesores particulares también pueden enseñarte algunas técnicas de estudio para que mejores tu rendimiento a la hora de preparar tus exámenes. No olvides preparar los exámenes con antelación, los esfuerzos de última hora no suelen tener buena recompensa. Las convocatorias provocan ansiedad y esto condiciona el estudio, por eso es conveniente comenzar a estudiar con bastante tiempo de antelación.

Estudiando con antelación te dará tiempo a preparar tus propios apuntes, subrayar y resumir lo más destacable con tus propias palabras te ayudará a recordarlo más fácilmente. Resume sin dejar ninguna palabra clave fuera.

Fuente: Noticias infantiles