Familia: Importante compartir momentos en la mesa

Es una oportunidad perfecta para socializar y relajarnos de las presiones cotidianas al expresar nuestras ideas e interactuar con los demás
Compartir los alimentos con quienes quieres tiene muchos posibles beneficios: por ejemplo, es una oportunidad perfecta para socializar y relajarnos de las presiones cotidianas al expresar nuestras ideas e interactuar con los demás. Asimismo, ofrece un sentido de contención y familiaridad y puede evocar sentimientos profundos de satisfacción y seguridad.

Incluso, gracias al ritual de la comida compartida, se pueden desarrollar cualidades como la empatía y la comprensión, ya que en una reunión alrededor de la mesa se suelen expresar diversos puntos de vista.

Así, la comida está estrechamente vinculada con la cooperación, incluso desde la infancia, ya que el aprender a distribuir las porciones alimenticias de manera justa puede ayudar a entender el concepto de igualdad y promoverla.

Por otro lado, una investigación de la Universidad de Amberes en Bélgica consistió en encuestar a 466 estudiantes belgas a quienes se les preguntó con qué frecuencia mantenían comidas familiares caseras durante la infancia y observar cómo impactó esto en su comportamiento hacia los demás. Se observó que aquellos que lo habían hecho con mayor frecuencia en la niñez obtuvieron mejores puntajes en conductas altruistas, particularmente ofreciendo sus asientos en el transporte público, ayudando a sus amigos a mudarse y trabajando como voluntarios.

Fuente: Padres e hijos